¡Las buenas noticias!

Un objetivo alcanzado Cuando les escribimos por última vez en septiembre, acabábamos de regresar de nuestro primer viaje exploratorio a Bolivia, habiamos visto la variedad de ministerios en Bolivia, llenos de emoción acerca de las posibilidades ministeriales futuras para nosotros y con un calendario propuesto de como regresariamos a Bolivia. Dos meses y medio más tarde, nos complace informar que algunas cosas van según lo planeado. Habiamos planeado estar al 50% de nuestro nivel de apoyo para finales de octubre y estamos felices de informar que hemos superado esa cantidad. Ahora somos empleados de campo de CBM a tiempo completo, por lo que podemos enfocarnos exclusivamente en aumentar nuestro apoyo. Tenemos que estar en el 80% para ir al campo, por lo tanto ese es nuestro próximo objetivo. Desafíos a lo largo del camino Sería bueno si todo saliera de acuerdo a nuestros planes, pero de nuevo, tal vez no. Lo que estamos aprendiendo es que necesitamos movernos de acuerdo con los planes de Dios. Dios ha estado trabajando en lo inesperado. El 2 de octubre, Bill predicó en el servicio de la mañana en Penticton First Baptist, y se estaba preparando para una presentación nocturna cuando experimentó un leve ataque cardíaco . Él terminó la presentación de la tarde, soportó el dolor por la noche, y fue a urgencias en la mañana para confirmarlo. Larga historia corta, recibió un excelente cuidado inmediato, en Penticton y Kelowna, y salió con dos stents (tubitos de malla) en su corazón. En los planes de Dios, el "stent" en Penticton parecia no haber sido sólo una recaudación de fondos, sino un corazón "cambiado", y aparte de ser broma, una oportunidad para crecer más profundamente con Dios mientras experimentamos Su presencia en circunstancias inciertas. No tenemos duda que Dios es bueno, el Espíritu Santo está presente y que Jesús todavía tiene planes para nuestro futuro. Si una sorpresa no era suficiente, Dios permitió otra. El domingo 13 de noviembre por la mañana, el padre de Bill falleció, rápida e inesperadamente. Tenía 93 años y parecia saludable. Él estaba "sano", mentalmente agudo, móvilidad  razonable, independiente, hasta que Dios lo llevó a casa mientras se preparaba para ir a la iglesia. Hubiera sido agradable estar a su lado, pero él no estaba solo. Dios y un trabajador de cuidados en casa estaban con él. Todos nosotros los hermanos habíamos hablado recientemente con él, y aparte de no estar allí personalmente, no había remordimientos. Una vez más, confiamos en que Dios es bueno y confíamos en el tiempo de Dios. La llamada permanece En todos los últimos inesperados eventos, no sentimos que los planes para Bolivia hayan cambiado, excepto tal vez, el tiempo. Todavía sentimos que Dios nos está llamando a Bolivia, que Él hará un camino, y que lo que ha sucedido es parte del plan. Lo es, sin embargo, requiere algunos ajustes. Estábamos muy agradecidos por el buen cuidado que recibió Bill en B.C. Las actividades en diciembre incluirán ahora la rehabilitación cardiaca y las citas cardiológicas, así como continuar reuniéndose y comunicandose con las iglesias y contribuyentes. Confiamos en que los resultados de las pruebas y el ritmo de la rehabilitación no retrasarán nuestra salida hacia Bolivia por demasiado tiempo. Bill se ha sentido bien desde que tiene los stents  insertados, así que confiamos en Dios por buenos resultados de las pruebas. A través de todo esto hemos faltado solamente tres domingos de las reuniones programadas con iglesias. En los últimos tres domingos hemos estado en Faith Community Baptist Church en Claresholme, AB, en Bonavista Baptist Church en Calgary y en la Filipino Evangelical Church en Winnipeg. Hasta la fecha tenemos por lo menos 17 iglesias patrocinadoras y estamos en comunicación con al menos 6 más. Estamos contentos con cómo van los planes. Aunque ha habido algunos giros inesperados en nuestros planes, confiamos en que Dios está en todo esto, y esperamos que la logística, las preocupaciones de salud, las finanzas y el apoyo a la oración se unan en los buenos planes de Dios y en el buen tiempo de Dios. ¿En qué parte puedes participar? Seguimos haciendo nuestra parte aumentando nuestro equipo de apoyo. Sabemos que Dios está haciendo Su parte. Les pedimos que consideren en oración cuál podría ser su parte. Seguimos necesitando la oración por un buen estado de salud, por la familia que dejaremos atrás, por el proceso de visas y por las preocupaciones logísticas (tener las cosas en orden aquí, hacer las cosas en orden allí), y por el apoyo financiero restante por venir. Sigan orando y si no lo están haciendo ya, por favor, consideren apoyarnos financieramente. Estamos mirando como Dios nos va a llevar allí. Apreciamos tener a gente como ustedes junto con nosotros en el camino. Bill and Janice Dyck